miércoles, 5 de septiembre de 2007

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida.

Desperté el lunes, para ser exacta 9 de junio del 2003, como a las 8 de la mañana, muerta de frío, pensando que recién es lunes y que quedaba una larga semana por delante. A lo lejos se escucha un grito, es mi madre que dice: “-Despierta Magdalena, floja no más, ya son las 8 y entrai a las 9, levántate…” así, y de manera tan amable no me quedó otra alternativa que despertar…

Me vestí muy abrigada, con mis fiel abrigo, estaba lloviendo y hacía mucho frío…caminé hacía el metro, y escuchaba radio en mi walkman, siempre he sido fiel radio escucha, por radio dijeron que las lluvias seguirían todo el día y posiblemente la semana, lo que significaría que lo más probables es que pescaría uno de esos resfríos suicidas que suelen darme por debilucha, tengo la nube negra sobre mí, literal y metafóricamente hablando…luego de la noticia un buen tema, al llegar al metro, de veras que creí que sería la mejor opción, al parecer la mitad de la comuna pensó lo mismo…It was really crowded, mojado y está de mas decirlo…hediondo, eran las 8 y 40 minutos, estaba atrasadísima, para variar, me metí como pude al vagón del metro e instalé al lado de una joven madre, andaba con su guagua como de 1 año, y de pronto ¡guaaaaaaaaaaaaaaaaa!, se puso a llorar en mi oreja, mi día no sería bueno, por eso opté por escuchar música los 30 minutos de viaje, saqué el bloodflowers y lo puse bien fuerte, para no escuchar a nadie, ni siquiera a mi, luego entre Departamental y Lo vial se quedó atascado un par de minutos, por las lluvias y eso, estaba la mansa caga` y yo ya iba a llegar tarde...

No hay comentarios: