viernes, 9 de abril de 2010

[1]

De humor alcohólico oliendo a perfume barato y cerveza, se acercó sin piedad alguna...dijo a mi aturdido oído si quería acompañarlo a su casa, termino esto lamiendo mi oreja...las nauseas fulminantes corrieron por mi cuerpo entero, la piel de gallina, las pupilas idas.

No hay comentarios: