jueves, 29 de abril de 2010

[2]

y vidriosas solo desviaron la mirada y seguí caminando, mi destino era el baño, o lo que parecía serlo.
Toda una travesía.

No hay comentarios: